Dieta sin restricciones


Sí, llega el verano y todos/as nos queremos ver radiantes, saludables, estéticos, exuberantes, etc, etc, o no… ¿por qué no?




Por las Europas a éstas alturas estamos a tres meses de recibir el verano y así como yo, de seguro hay miles de personas en la misma situación de locura en cuanto a conseguir la figura ideal.

Como lograrlo es la pregunta del millón y hoy, les traigo un tip esencial y muy facil de aplicar para lograr en pocas semanas, retomar el cuerpo con el que nacimos o por lo menos, acercarnos un poco más.


Me ha pasado en la vida, de empezar y dejar en muy poco tiempo una y otra y otra dieta, ya que o no veía resultados, o pasaba hambre, o directamente perdía la motivación. Ésta última generalmente es la más común..., pero últimamente me he enfocado en descubrir a través de experimentos, cual sería el mejor plan y ésta fue la conclusión a la que llegué.

Todos los cuerpos y sistemas son diferentes. Eso está mas que claro y es a nivel universal…, pero hay algo que es una regla general para todos: hemos sido educados para creer que lo que alimenta no lo hace y que las cantidades que realmente necesitamos, no son suficientes.

Por ende luego de algunas semanas logre descubrir que el problema no es la falta de un nutricionista, ni la falta de un régimen escrito de comidas, ni nada más que el SER CONSCIENTES de que tenemos inserto un chip que inconscientemente nos obliga a comer de una u otra manera según el horario, como por ejemplo en la mañana; sin saberlo, nosotros nos levantamos y automáticamente pensamos que debemos ingerir una bebida, harina y azúcar. Sino ponte a pensar sino es común para ti levantarte y tomarte un café con medialunas, o un mate con bizcochos, o una chocolate con pan y manteca y de pronto, alguna fruta para agregarle “algo” saludable…


Con mi cuerpo, luego de entender esto, hice tres experimentos: en la semana 1 deje las harinas pero no el azúcar; en la semana 2 deje el azúcar pero no las harinas y el la semana 3, deje las dos. Al final de la semana 3,dependiendo de la semana, dejaba sábado o domingo como día libre para comer lo que quisiera. Luego de estar 3 semanas bajo el tercer experimento y yendo a entrenar diario, comprendí que esa era la solución para mi, puesto que nunca antes había visto tan buenos resultados como ahora. Fue así como terminé de comprobar que hay que despojar las creencias que nos inculcaron desde chicos y darle al cuerpo lo mas saludable que podamos, en las raciones estrictamente necesarias. Es la única manera de lograr volver al cuerpo que nos corresponde sin pasar ningún tipo de hambre ni mal estar. Entonces aquí les va el plan: sustituyan todas sus comidas por un plato de verduras. En mi caso como soy vegetariana, las acompaño con: quinoa, lentejas, garbanzos, queso de cabra, tofu, etc.


Pueden quizás preguntarse por las colaciones que se hacen entre comida y comida y la que más utilizo es: fetas de remolacha o betabel con un pedazo de queso de cabra. Esa es una exquisita combinación y además dulce, lo que siempre se nos antoja comer a la tarde. Lo acompaño con té verde o café — sin ningún tipo de azúcar — y listo.


Otros tips de utilidad:


1- NO es necesario tomar dos litros de agua al día. Eso es un invento para fortalecer las ganancias de quienes dispensan el agua y para que los médicos se llenen de trabajo a costa de riñones a desechar. Nuestra naturaleza es sabia y debes hacerle caso.., por ende limítate a tomar agua cada vez que lo sientas necesario sin estar haciendo trabajar a los riñones las 24 hs de manera innecesaria y con 90% de posibilidad de tener que reemplazarlo a temprana edad.

2- Trata de comenzar el día con algo de agua: sea un vaso, medio litro o solo un buche.. intenta habituarte a ello. Les dejo un sitio donde pueden leer todos sus beneficios https://mejorconsalud.com/por-que-comenzar-el-dia-con-un-vaso-de-agua/

3- Utiliza jengibre. Lo rallas y se lo metes al agua que vas a ingerir en el día. El mismo actúa acelerando el metabolismo haciendo quemar mayor cantidad de calorías y eliminando la grasa, entre otros. También puedes utilizarlo en comidas, infusiones de té o como más te guste.

4- Un té verde con limón luego de la cena. Éste te va a ayudar con la digestión además de contener componentes antioxidantes.

5- Utiliza verduras crudas en tus comidas. No todas ni en todas las comidas pero sí ten en cuenta que una verdura sin hervir o congelar siempre va a contar con mayores propiedades que las sometidas a diversos procesos.

6- Utiliza frutos secos en tus platos, así como también la avena. En mi opinión nada mejor que desayunar un plato de avena con manzana rallada y frutos secos, acompañada de un té. Mmm, ¡delicia total!

7- Reduce el consumo de la leche animal por la leche de soja, coco y/o arroz. Muchísimo mas saludable y ni que hablar en cuanto al bajo porcentaje en grasa.

8- Ten en cuenta que una vez comenzado esto vas a adoptarlo como lo que es y no como una dieta y además vas a notar que en cuanto llegue tu día libre, poco a poco iras abandonando las ganas de tragar lo que tanto te gustaba!

9- Siempre ten presente que es la mente quien controla todo. Cuidado en como te mentalizas ante los nuevos cambios…


Como dije antes, todos los cuerpos son distintos y quizás no a todos les resulte excelente como a mí, pero estoy segura de que esta es la base de cualquier buen hábito de alimentación y NO DIETA, no algo temporal hasta lograr el objetivo para después abandonar. Recuerda que el efecto rebote SI existe y es peor que no haber hecho nada. Empieza a comer bien por ti, por lo que quieres y por salud. ¡Comprar alimentos verdaderos siempre será más barato que comprar medicamentos y pagar consultas médicas!




  • Instagram Por el mundo voyages
  • Instagram Inna the explorer
  • Facebook Inna the explorer
  • Youtube Por el mundo Voyages
  • Tiktok Por el mundo Voyages
  • Tiktok Inna the explorer
  • Noir Twitter Icon

©2019 by Por el mundo Voyages in collaboration with Inna the explorer