Road Trip: Francia, Bélgica, Países Bajos

Actualizado: feb 18

Es cierto que vivir en París es divino, pero eso no quita que a veces uno tenga la necesidad de salir corriendo y alejarse al menos por el fin de semana.

He visto y sigo viendo muchos de ustedes que preguntan a donde es mejor ir, donde es mas barato, cual llevaría menos tiempo de trayecto y es por eso, que hoy vengo a contarles la travesía en la que nos hemos metido esta vez!


Por primera vez en Francia, tuvimos acceso a un auto y eso fue lo que nos dio el indicio de que un road trip podría no solo ser una experiencia nueva sino una manera de sacarnos de la ciudad a un bajo costo y haciéndonos conocer varios puntos de un tirón.




El punto de partida era París. Destino? No lo sabíamos. Lo que si teníamos claro era que no queríamos ir mas allá de Amsterdam, así que a la hora de arrancar fue el destino que ingresamos a Google Maps y por donde empezamos a medio trazar la ruta deseada, a medida que íbamos avanzando. Osea, cada que avanzábamos veíamos las ciudades por las cuales íbamos a ir pasando y era ahí, que decidíamos si nos interesaba conocer o no.

Abandonamos la ciudad y dos horas y medias después estábamos en la ciudad de Mons, Bélgica.




Allí nos quedamos desde las 15 hs hasta las 18/18.30 hs de ese mismo día. La verdad es una ciudad encantadora pero chiquita, así que nos dio tiempo de recorrerla en su 80%, obviamente de tomar muchas fotos y luego seguir viaje. No alcanzamos ni a comer ni a conocer por ejemplo la Street Arts, lugar icono de la ciudad, pero aun así quedamos satisfechos. Lo de no alcanzar a comer fue porque el lugar que nos habían recomendado como "excelente" abría tarde y nosotros habíamos decidido seguir viaje antes de que nos alcanzara la noche.

Cabe aclarar que arrancamos viaje sin tener hotel por lo cual a eso de las 19 hs, nos encontrábamos sin saber en donde íbamos a dormir y sin haber llegado a la siguiente ciudad.



Gastos hasta el momento: 14.40 peaje frances + gasolina para 248 km.


El siguiente destino fue Bruselas, capital de Bélgica.





A esta mágica ciudad llegamos el mismo día a eso de las 20.30 hs. Aún habia luz asi que pudimos comenzar el paseo a la luz del día y luego continuarlo de noche, lo cual les aseguro que no tiene ningún desperdicio. Es sublime!

Fue aquí que tuvimos la suerte de conocer a la mejor amiga virtual de Inna nuestra chihuahua, Zoe y su papá, los cuales nos llevaron a hacer el tour de la ciudad a pie, pasando por los lugares mas emblemáticos y contándonos un poco de historia, cultura y de como se vive allí.


Para empezar, el país está dividido en dos y hay dos idiomas oficiales: el francés y el neerlandés. No hay presidente... todavía hay un rey, que si bien no influye mucho en temas políticos, allí sigue viviendo en su castillo y disfrutando los beneficios propios de un rey!

El costo de vida no es alto, por lo que con un sueldo de vendedor de ropa puedes alquilarte tu propio y bien situado departamento y vivir tranquilamente sin que te falte nada, cosa que en París no es posible. Por ultimo la comida. Su especialidad? las papas fritas o a la francesa, originarias de Bélgica y no de Francia como la mayoría cree; sus buenos wafles cubiertos de lo que te puedas imaginar, sus variadas cervezas y su vida tanto nocturna como turística que no descansa jamás.



Todo eso lo descubrimos en 3 horas. Llegadas las 23 hs estábamos entre quedarnos allí o seguir viaje, aun sin saber donde íbamos a dormir. Unos minutos después, sacamos el coche del parking y decidimos continuar.


Gastos hasta el momento: 2 euros (parking Mons) + 8.40 euros (parking Bruselas *3hs).

(les recomiendo el parking Gran Place que está céntrico y tiene los mismos precios que los demás)


El siguiente destino eran los molinos de Kinderldijk, Holanda.


Ya era media noche y desde Bruselas teníamos una hora y media de viaje aue si bien no era mucho, ya era hora de decidir donde íbamos a dormir. Teníamos 3 opciones: dormir en Anvers, que es una ciudad portuaria con una interesante vida nocturna en tema de prostíbulos por ejemplo; dormir en Amsterdam ( subir hasta allí y volver para atrás para ir a los molinos) o dormir en el coche.

La opción de dormir en Anvers no estaba para nada mal ya que es barato y esta a medio camino aunque no dejaba de representarnos unos 65 euros para los dos y por noche. Seguir hasta Amsterdam era más caro, sabiendo que los hoteles sobretodo aumentaban mucho ya que necesitábamos parking y que aceptaran mascotas y por último, dormir en el coche que fue lo que terminamos haciendo.


SI, LEYÓ BIEN. DOS ADULTOS Y UN CHIHUHUA DURMIENDO EN MITAD DE LA CARRETERA BELGA.


Si bien en Bélgica está prohibido usar tu coche mas que para una siesta, existen esas estaciones de servicio donde ademas de duchas, baños y todos los servicios, tienen una especie de parking donde se paran los camiones para descansar y es ahí donde puedes ponerte y descansar por al menos unas horas sin preocuparte de que te suceda nada, ya que hay movimiento las 24 hs. De la novedad y el frío lo único que logramos hacer fue dormir 3 horas hasta que amaneció y pudimos seguir viaje. Nos dormimos a eso de las 3 am y a las 6 am, ya estábamos camino al siguiente destino, así que prácticamente fue una siesta nocturna y no pasar la noche como tal. Reglas infringidas 0, bolsillo lleno! ;)

Salio el sol, tomamos un café y continuamos viaje.


Quiéres saber más?


Lee la segunda parte aquí: https://www.porel-mundo.com/blog/road-trip-2da-parte




  • Instagram Por el mundo voyages
  • Instagram Inna the explorer
  • Facebook Inna the explorer
  • Youtube Por el mundo Voyages
  • Tiktok Por el mundo Voyages
  • Tiktok Inna the explorer
  • Noir Twitter Icon

©2019 by Por el mundo Voyages in collaboration with Inna the explorer